JORNADAS CENTRO ALTER XXV ANIVERSARIO

Mesa: La escolaridad integrada y sus avatares

Comentarios a cargo de Lic. Silvina Santos
Psicopedagoga
Vice Directora Escuela Alter.

Algunas preguntas…algunos comentarios…
Luego de haber escuchado los trabajos presentados en la mesa “ La Escolaridad integrada y sus avatares” , así como también los demás trabajos precedentes enmarcados en el eje de la jornada que nos convoca “ Clínica institucional en tiempos de TEA” , surgen algunas preguntas sobre el trabajo de la escuela especial en tanto “la otra escolaridad” y la implicancia del mismo.

Centrándonos en el eje de la jornada “Clínica institucional en tiempos de TEA” podríamos retomar el concepto elaborado y trabajado en el contexto de la escuela especial Alter, que refiere a un estilo propio de trabajo , la “ Clínica de lo escolar”.

¿Es posible pensar que en el campo de lo “educativo” exista un modo de trabajo cercano a la “Clínica”?
Si pensamos en la “Clínica” como un modo de posicionarse frente al trabajo diario en la práctica que nos convoca, centrado en la mirada hacia la singularidad de ese niño/a, hacia la subjetividad, para desde allí pensar en un trabajo “posible”, entonces podríamos decir que sí existe una “Clínica de lo escolar”.

Este modo de trabajo, este estilo de abordar las dificultades y particularidades de los niños a los que asistimos, nos lleva a pensar y a preguntarnos en la “otra escolaridad” y como posicionarnos para hacer de esa “otra escolaridad” otra Posibilidad, otro Espejo posible, donde el niño se refleje como un sujeto capaz de aprender.

Es aquí donde entra en juego la Clínica, (institucional/escolar) que conlleva en sí misma, otra manera de “mirar, ver, acompañar, enseñar” enfocada en potenciar la singularidad y subjetividad, haciendo LUGAR a la diferencia y alojando a esos “otros marginados, exiliados” ( Lic Slatopolsky) frente a la “ mirada social”.

Cuál es entonces, la implicancia (en términos de compromiso y acción) de la escuela especial (en este caso) frente a la presencia de la fragmentación entre el “hijo deseado” y entre ese hijo “ nacido especial” diferente al ideal?. Tiene algo para hacer la escuela allí?.

Sabiendo el impacto que conlleva para los padres, recibir ese hijo “nacido especial”, diferente al “ideal” será una de las funciones de la escuela, acompañar en el duelo , acompañar el tránsito de un tiempo necesario e inevitable, que muchas veces pone en “juego” el tiempo subjetivo , el tiempo de transitar la infancia de ese hijo/niño.

Muchas veces vemos que las necesidades educativas, los deseos e intereses de los niños de la “otra escolaridad” quedan suspendidos en ese tiempo de duelo parental, poniendo en juego el armado de la subjetividad, la construcción del niño y su tránsito por la infancia. Es aquí donde la escuela (especial) se pone en acción para trabajar en pos de lograr el armado de otra mirada y escucha posible centradas en las necesidades de ese niño. Trabajar para armar lo “infantil” de la infancia.

Si partimos de la idea que “niño no se nace” podríamos decir entonces, que el ser “alumno” es una construcción que también debe realizarse. No por ser “niño” se es ”alumno”. A ser alumno también se aprende, ser alumno implica “entrar en la escena educativa”, entrar en la interacción que la misma representa entre los “contenidos pedagógicos, el docente y los pares”. Esta interacción se encuentra en una dinámica permanente que no todos los niños son capaces de “sostener y soportar”. Será entonces otra función de la escuela ( especial) que los “niños del otro espejo” ( Lic Levin) puedan ingresar en esta escena y permanecer en ella sin “barrer” con su subjetividad.

Es por todo esto que seguimos afirmando, que es la “Clínica de lo escolar” la que nos permite observar en la práctica, que no todos los niños logran ingresar al mundo escolar en condición de “alumno” como tal.

La “otra escolaridad” implicará entonces, suponer allí un “niño-alumno” posicionándose así desde un estilo, un modo de enseñanza que implica en sí mismo, la propuesta sostenida en la apuesta por la subjetividad.

Para finalizar, debemos pensar que la verdadera “INCLUSIÓN” sea en un dispositivo escolar o en otro, se dará finalmente, en el lugar donde el niño se sienta parte, donde pueda implicarse con aquello que trae, ingresando en las “escenas” que se le propongan, desafiando los obstáculos y aprendiendo con su estilo propio.

Anterior

Centro Educativo Terapéutico y Consultorios de Rehabilitación
Mitre 420 | Quilmes Centro
Buenos Aires | Argentina
mail: infocet@centroalter.com.ar
Teléfono: 011 4253-1299 | 011 4224-7031

Escuela Especial
Islas Malvinas 614 | Quilmes Oeste
Buenos Aires | Argentina
mail: infoescuela@centroalter.com.ar
Teléfono: 011 4257-8220